NoBlue Spain, Gustavo Fernández Balbuena, 11 2D, 28002 – Madrid
914 347 576

Día Internacional de la Mujer. ¡Quiero ser Techie!

#

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. Hay mucho que celebrar, pero también mucho por hacer en igualdad y paridad, no ya desde los cupos, sino desde la formación y educación. Trabajemos juntos para mejorar la diversidad y la igualdad de género en la industria tecnológica. Soy mujer y trabajo en una tecnológica, así que formo parte de ese afortunado porcentaje minoritario que tiene la suerte de ser reconocido.

Me gusta recurrir a los datos para apoyar mis afirmaciones, así que empezaré con unas estadísticas que nos darán una fotografía de la situación actual.

Día Internacional de la Mujer en España

En España, según datos del Ministerio de Educación para el curso 2016-17, en el ámbito de estudio de la ingeniería tan solo el 28% (51.511) de los estudiantes eran mujeres frente al 72% (130.062) de los hombres. En el entorno de la informática la cifra es aún más baja: el 12% (5.463) de las estudiantes son mujeres y el 88% (39.965) hombres. En el ámbito de las ciencias el pasado curso fue más equitativo, siendo el 51% (43.301) de los estudiantes hombres y el 49% mujeres (41.543). Hoy día existen iniciativas y organizaciones que tratan de impulsar el cambio, animando a las chicas a estudiar desde código a programación, y con la ayuda de mujeres líderes en tecnología es posible revertir estas estadísticas.

En 2016, sólo el 13% de las mujeres ocupaba cargos de liderazgo en empresas CTIM. Sin embargo, aunque el porcentaje sea bajo, España parece la “experiencia piloto” de muchas multinacionales tecnológicas para probar la capacidad de liderazgo femenina. Afortunadamente tenemos grandes nombres patrios en ellas que están haciendo un gran trabajo dejando el listón muy alto y enarbolando la bandera por todas. Rosa García CEO Siemens, María Garaña y Fuencisla Clemares de Google, Irene Cano en Facebook, o Marta Martínez para IBM. Y una mención muy especial para dos mujeres a las que admiro y que tuve el inmenso placer de conocer en una charla de la Fundación I+E, Helena Herrero, Presidente HP España y Portugal y María Benjumea, CEO de Spain StartUp.

Día Internacional de la Mujer en las grandes empresas

A pesar de que la tecnología está dominada por el sexo masculino, cuando se les dan las mismas oportunidades, las mujeres también son capaces de liderar. Con la ventaja añadida de que las empresas tech no tienen la carga histórica de otras industrias como la automoción o la banca. Sin embargo, aunque se están dando los primeros pasos, todavía queda mucho camino que recorrer. Recientemente Google publicó sus estadísticas de plantilla: el 70% eran hombres, el 30%, mujeres. Además, solo un 21% ocupaban cargos de liderazgo y un 17% desempeñaban puestos técnicos. Otras tecnológicas se subieron al carro, LinkedIn, Yahoo, Twitter, Pinterest, eBay, Apple y Microsoft también divulgaron estadísticas más detalladas de sus trabajadores.

Soy mujer tech

Estamos avanzando, el reconocimiento es el primer paso para el cambio, pero aún podemos hacer más. Nosotras, como individuos y como líderes y las empresas que quieran abrazar el cambio.

1. Mejorar la educación desde la escuela, pero también en casa. Los niños no pueden amar lo que no conocen. Siempre hemos oído que “España es un país de letras” y es que las disciplinas de ciencias están impartidas, salvo honrosas excepciones, de modo tradicional, sin entusiasmo y sin salirse del guion. Ingeniería, tecnología, diseño y codificación son materias que deberían estimularse desde una edad temprana para todos los niños, sin distinción de género, lleguen a disfrutar de ellas y amarlas, de modo que en un futuro puedan querer dedicarse a ello.

2. La tecnología es guay No solo para “empollones” o “pringaos”. Desgraciadamente, incluso una de las series que adoro, “Big Bang” cae en el estereotipo.

3. Hagamos piña. Sé que es duro, pero debemos defender nuestra parcela y allanar el camino a las que vienen detrás. Y aquí viene lo difícil. No solo debemos mantener nuestra posición y estar constantemente demostrando nuestra valía, sino que hay que pasar a la acción. Es importante tutelar a otras mujeres, enseñarles los escollos que encontrarán y las habilidades que necesitan para que el proceso de aprendizaje sea más rápido y efectivo al saber enfrentarse a situaciones que para nosotras han sido nuevas. Incluso animar a las mujeres a buscar un mecenas. No solo tutelarlas para enseñarlas o aconsejarlas, sino también darles proyectos y oportunidades.

4. Demos oportunidades y trabajemos el reconocimiento. Que las mujeres trabajen en diferentes posiciones les dará conocimiento de la industria, no solo la formación teórica que puedan haber recibido. Al mismo tiempo, les dará visibilidad y es que necesitamos que salgan a la luz, se las reconozca por su trabajo e incluso lleguen a ser “influencers” y “prescriptoras”. Es necesario educar a las nuevas generaciones, pero ya existen mujeres que juegan papeles fundamentales en la industria. Démosles voz, para que puedan servir de modelo a las futuras líderes.

5. Incluyamos mujeres en el Consejo de Dirección. Hasta la realeza ha abandonado la Ley Sálica -por cierto, os recomiendo esta serie documental de Netflix sobre las reinas pioneras de Inglaterra-. Si queremos cambios en el liderazgo y la igualdad para las nuevas generaciones, tenemos que planificar cambios en la dirección. No solo en la igualdad de géneros, sino también de razas.

6. Promocionemos nuestra empresa como una que favorece la diversidad y seamos transparentes.

Actuemos, estimulando la diversidad y la igualdad y hagámoslo público. Toma ejemplo de empresas como Google, que han publicado sus estadísticas, pero, sobre todo, trabaja para conseguir que se reduzca la diferencia entre géneros, y no solo en determinadas posiciones.

7. Abandonemos los prejuicios. Algunos defienden los CV ciegos para igualar las oportunidades y evitar prejuicios conscientes o inconscientes.

8. Eduquemos en nuestras empresas. No se trata de erradicar a los hombres, sino de dar iguales oportunidades.

9. Miremos dentro. Puede haber mujeres en mandos intermedios que harían un gran papel en la dirección de la empresa. Asegurémonos de que tienen oportunidades de crecer dentro de la misma.

10. Por último, tomemos de ejemplo y aprendamos de las empresas de éxito que han abanderado el cambio.

Solo me queda decir que los cambios pueden parecer lentos, pero como me gusta decir, los elefantes se comen a trozos -solo figuradamente, nunca me comería un animal tan bello-. Pequeños pasos nos harán llegar muy lejos. Pero, sobre todo, no se trata de una lucha de sexos, sino de un proceso de educación que dará sus frutos.


suscribete-newsletter-noblue

Port Relacionados

Leave a comment